Campaña déjà vu


Presuntos “periodistas” con trayectoria y un poder económico detrás. Nunca exponen una solución (y jamás lo harán), solo explican el supuesto “problema”, sin pruebas concretas o veraces; puras conjeturas y ficción. La campaña déjà vu ya comenzó y amenaza con ser más sangrienta que en 2015.

  • Por Omar Muzzio

La pandemia es destructiva, no es novedad, pero si hay un “virus” que es realmente insensible es el “pseudoperiodista”, y no por el papel (título) que lo acredita, sino por ser parte del establishment.

Recordemos la campaña de 2015, teníamos varios profesionales hablando de la “grieta”, del populismo, de la “yegua”, la “morza”, la “rosadita”. Movían un país para el sur con excavadoras y en busca de bóvedas escondidas, buscaban un Producto Interno Bruto (PIB) en cajas de seguridad de herencia y en el Caribe en los paraísos fiscales.

También se tomaban el tiempo de almorzar con una diva, y entre ellos, un caso particular de un famoso periodista fumador, Jorge Lanata, que en el canal 26 de Buenos Aires se la pasaba destruyendo a su futuro jefe (el Grupo Clarín) en todos los programas donde tenía la desafortunada oportunidad de aparecer, para luego pasar a ser estrella del mismo, y el demonio Héctor Magnetto terminó siendo su amo.

Todo esto fue muy exitoso, puesto que luego en diciembre de 2015 llegó al poder un presidente que no tuvo problemas en destrozar públicamente a su padre, que para el momento tenía poco tiempo fallecido, en una entrevista que le hizo Luis Majul en América TV, acusándolo abiertamente de delincuente. Pero como buen hijo, Mauricio Macri aclaró que su papá fue “apretado” por la corrupción de un “Gobierno populista” que no dejaba que los empresarios honestos y trabajadores pudieran apostar al bienestar del país, por lo que se veían “rehenes del Estado” y debían ajustarse a las “reglas del juego”, pagando coimas y negociando.

Majul, quien hizo unas preguntas “incómodas” pero le faltó ser más punzante preguntando y poniendo en juicio las palabras del hoy expresidente, como lo hacía en el canal A24 y actualmente lo hace en La Nación.

Está claro que hay una lista de periodistas afines al stablishment, que durante la campaña que lo vio ganador a Macri, se concentraban más en el “delincuente prontuario” de la hoy vicepresidenta Cristina Fernandez de Kirchner, que en lo “bueno” que podría ser el propio Macri.

Además del mencionado Majul, también forman parte de esa lista Alfredo Leuco (padre e hijo), Eduardo Feinmann, Jonatan Viale, Jorge Lanata y Baby Etchecopar, por nombrar a los más destacados y destructivos.

Hoy en día, el experimentado Lanata ha perdido credibilidad debido a que el mundo mediático “indignado” se ha modificado. Antes era Lanata la estrella televisiva, hoy lo son varios que disputan el puesto de supuestos “defensores de la República”, y en la lucha por ser el sucesor están Feinmann, Leuco hijo y Etchecopar.

Luego de una punzante editorial denominada “Los límites del populismo” en el programa Realidad Aumentada transmitido en el canal A24, el pseudoperiodista Viale, que comparaba nada más y nada menos a Cristina Fernández con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el que increíblemente pasó de ser un capitalista como Mauricio, su amigo, a ser un “populista maldito” a nivel de la actual vicepresidenta.

Allí mismo argumentó que ambos fomentaban la grieta, que se alimentaban de ella y que “destruyen” a sus pueblos, desuniendo. Además, por supuesto, no dejó que se le escapara el ahora presidente Alberto Fernández, para que la “suciedad” de la vicepresidenta lo mantenga “salpicado”.

“El odio garpa. El odio es rendidor. El odio es llamativo. El odio genera rating. El odio aumenta seguidores y likes en las redes. Pero es una estrategia de corto plazo. Son tiempos de odio. Se puso de moda gritar. Se puso de moda dividir entre amigos y enemigos. Decirle ‘miserable’ a un empresario que no te gusta. Decirle ‘operador’ a un juez que te investiga. Decirle ‘gorila’ a una persona que protesta con una cacerola. Decir que hay argentinos de bien y argentinos de mal”, aseguró Viale en su editorial.

“Fijate lo que pasó en los últimos días en Argentina. Un odio muy parecido al que inspira Donald Trump. El viejo resentimiento de clase. En Estados Unidos la división es racial. En Argentina, el kirchnerismo fomenta la división social. Nosotros somos los pobres, los trabajadores, los laburantes, el pueblo, la calle. Ustedes son los ricos, los oligarcas, los parásitos, los terratenientes, los avaros. (…) Se repite esta idea de que el argentino que fue capaz de progresar, estudiar, crecer, ganar dinero, comprarse una casa y un auto es indigno. Por lo tanto, lo que viene es el castigo al logro. El castigo al éxito. El castigo al triunfo. El castigo al mérito”, cerró. Juzgue usted.

Queda claro que Viale ¿olvida? las palabras del economista y político González Fraga en mayo de 2016: “Le hicieron creer a un empleado medio que podía comprarse celulares e irse al exterior”.

La lucha es cuerpo a cuerpo. Estos “periodistas” tienen una trayectoria y un poder económico detrás que con toda seguridad los premian con mucha alegría.

Ahora vienen las elecciones de medio término y ellos ya vienen golpeando fuerte. Son anti populismo y lo hacen saber. Nunca exponen una solución (y jamás lo harán), solo explican el supuesto “problema”, sin pruebas concretas o veraces; puras conjeturas y ficción.

La campaña déjà vu ya comenzó y amenaza con ser más sangrienta que la del 2015.


¿Te gustó la nota?

En Omago tenemos un compromiso con los derechos humanos y el pensamiento crítico. Contamos con vos para ayudarnos en esta tarea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: