La incógnita de un sistema electoral


El presunto “fraude” al que se sostiene Donald Trump para no reconocer su derrota ante Joe Biden parece consumar un verdadero atolladero que lo mantiene atrapado en una pataleta narcisista.

  • En coautoría con Revista Omago

Cada cuatro años se llevan a cabo elecciones presidenciales en Estados Unidos, como en toda nación donde el sistema republicano y la democracia se han consolidado.

Esto no tiene nada de especial, salvo la negativa de Donald Trump de aceptar su derrota. No es ni será la última vez que pudiera darse que un presidente de Estados Unidos triunfe sin tener la mayor cantidad de votos por parte de sus ciudadanos. Las experiencias sobran en poco más de 20 años, con los casos de George Walker Bush en el año 2000 y el propio Trump en 2016.

Luego de la victoria reciente de Joe Biden, en una ajustadísima votación con participación masiva e histórica por la cantidad de ciudadanos que participaron (al rededor de 152 millones), queda para el debate en un futuro próximo si el sistema electoral desproporcional, como el aplicado en el sistema político estadounidense, seguirá vigente si consideramos que altera el contenido de la participación popular y en particular el derecho al voto.

Además, si el sistema constitucional norteamericano se sostiene en procesos de reforma complejos en torno a temas como el electoral, la incógnita caería en determinar si este resultado quedará como una anécdota más, o sería este el inicio de una discusión compleja para encarar una reforma de la estructura de los colegios electorales.

Otro elemento no menor fue la declaración de “fraude” hecha por Trump, en medio de una campaña que de por sí fue álgida y violenta, pero sobre la cual la sociedad yanqui no tiene una buena lectura para aquellos que hacen dudar del funcionamiento de todo su sistema, rompiendo con la tradición de cortesía y juego limpio entre un presidente saliente y uno entrante.

Lo positivo que podría dejar esta elección para otras naciones es la importancia que tienen los partidos políticos como parte integrante de la base democrática que debe tener cualquier sociedad. Los partidos como instituciones tienen también la tarea de contener y llevar a otros niveles de análisis a sus miembros, como lo hizo el expresidente Bush, del Partido Republicano, reconociendo la confiabilidad del sistema electoral y felicitando a Biden como presidente electo; un mensaje que fue directo a la Casa Blanca.

Por su lado, los demócratas supieron capitalizar la crisis sanitaria desatada en ese país por el coronavirus, y que finalmente se convirtió en una plataforma de acceso al poder en medio de un año donde parecía que los republicanos conservarían el poder, luego de obtener resultados económicos aceptables en los últimos años, sobre todo en términos de creación de empleo y crecimiento.

Otro factor que da una característica particular a estas elecciones fue el incremento en más de 20 millones de votantes con respecto al proceso pasado, signado por un año donde, además de la pandemia, hubo un despertar de conciencia en parte del pueblo estadounidense consecuencia del asesinato por motivos racistas de George Floyd, el pasado 20 de mayo, a manos de cuatro policías luego de ser arrestado. La indignación por este hecho llevó a masivas protestas en todo el territorio y a la creación del movimiento “Black Lives Matter” (las vidas de los negros importan). Asimismo, puso de manifiesto el racismo, la xenofobia y los abusos intrínsecos de una sociedad fragmentada.

Finalmente, el presunto “fraude” al que se sostiene Trump, cual salvavidas, parece consumarse en un verdadero atolladero que lo mantiene atrapado en una pataleta narcisista. La judicialización de la democracia solo arrastrará a su ideología supremasista y a su partido al único desenlace posible (y previsible): la entrega del poder.


¿Te gustó la nota?

En Omago tenemos un compromiso con los derechos humanos y el pensamiento crítico. Contamos con vos para ayudarnos en esta tarea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: