El huevo de la serpiente amarilla


Los movimientos conspiranoicos apuestan a crear un engendro ideológico ideal para escenarios antidemocráticos. Un análisis del fenómeno “libertario” en un informe revelador.

2020: El pseudoanarquismo sale a la cancha

Con consignas antivacunas, antipolítica y antipopulistas, negando la pandemia y organizando marchas al Obelisco, los anticuarentena “libertarios” crearon la caja de resonancia mediática que necesitaban. Con ideas de propiedad privada y antiperonismo, vociferan sus discursos violentos y desopilantes, buscando galvanizar las variantes liberales clásicas, minarquistas, conservadoras y anarcocapitalistas; y aunque rechazan ser etiquetados como derecha, mostraré que sí son financiados por ella.

Este movimiento “libertario” no es anarquista, aunque se lo clasifique como tal. Sus ideas son procapitalistas, privatizantes, defensoras del libre mercado y la propiedad privada, y sobre todo anticomunistas, en las antípodas del anarquismo histórico que está basado en el colectivismo, la revolución, autogestión, antijerarquía y antiestatal. Bakunin y Proudhon se están revolcando en sus tumbas al ver cómo se ha usurpado el término libertario.

Los “libertarios” tienen tentáculos diversos y se financian con centros de pensamientos y propaganda ideológica a través de poderosas ONG y fundaciones que inyectan millones de dólares para formar dirigentes liberales que influyan en el poder público y político. Algunas que hacen vida en la Argentina son Red Liberal de América Latina (Relial), Red por la libertad, Federalismo y Libertad, y están articuladas con otras redes mayores como Ayn Rand Center, Cadal, Fundación Nauman, Atlas, Instituto Acton y otras doscientas más.

Estas organizaciones invitan y financian a Lilita Carrió, Marcos Aguinis, Javier Milei, José Luis Espert, Rosendo Fraga, Domingo Cavallo, Mauricio Macri, Patricia Bullrich, Daniel Santoro, Laura Alonso, entre otros. Macristas y liberales son auspiciados por las mismas fundaciones: “pájaros de un mismo plumaje se juntan”.

Espert y Milei: ¡Qué par de pájaros los dos!

Las cabezas visibles liberales en el país son los economistas José Luis Espert y Javier Milei, ambos con aspiraciones presidenciales y legislativas, con vistas al 2021, quienes multiplican sus apariciones televisivas visibilizando sus ideas reaccionarias.

Espert usa frases como: “vamos a bajar la imputabilidad a los 14 años, necesitamos más cárceles”; “si llego a la Presidencia, las mujeres no tendrán ningún derecho”: “van a tener que ensuciarse las manos, hablar con peronistas, kirchneristas, como yo me ensucio con la mugre a veces”; “si no quieren prostituirse un poco, no se metan en política”; “la lucha por la igualdad de géneros es un curro”; “las Malvinas no son argentinas”, entre otras cavernarias.

Milei, por su parte, desfila por los medios con su verborrea guaranga y agresiva, junto a declaraciones incendiarias como: “Menem fue el mejor presidente de la historia y Cavallo el mejor ministro”; “Argentina es un país inviable con destino africano”; “Máximo Kirchner tendría que ir a una salita especial”; “la justicia social es una farsa”; “los zurdos son el club de las porongas cortas”; “con el culo ajeno somos todos putos”; “voy a ir con mis amigos a dinamitar el Banco Central, no lo quiero ni de museo”; “zurdos hijos de puta, tiemblen”. Eso sin contar que tiene denuncias en San José de Metán por discriminación y violencia de género hacia una periodista y hacia una moza.

Incubando el próximo arquetipo social

Los principales propagandistas de odio clasista son dos provocadores que en estas últimas marchas consiguieron su tiempo de fama. Nos referimos primero a Lilia Adela Bolúkalo Lemoine, alias “Lady Lemon” o “Generala Ancap”, que es una youtuber cosplaying, actriz y excandidata de Espert.

Sus disfraces, culto a la estética y el modelaje, al borde de la censura y sus libros semieróticos arrastran con miles de seguidores en las redes sociales y desde allí difunde su perfil blanco, ario y rebelde, junto a sus ideas anticomunistas y conspiranoicas. Se hizo famosa por arrojar un huevo al móvil de C5N el pasado 17 de agosto en una concentración opositora en el Obelisco.

Se burló de la muerte de Santiago Maldonado, y la mayoría de sus seguidores son jóvenes con libidos alborotadas. Ha dejado declaraciones cuyo sentido queda bastante claro, como: “hay demasiada izquierda en la Argentina, hay que limpiar la Constitución”; “si hubiera prestado servicios sexuales, con mi aspecto entrepreneur, sería millonaria”.

Luego tenemos a otro pregonero de la ultraderecha, Eduardo Miguel Presto Felippo, llamado “El Presto”, periodista e influencer con miles de seguidores y director del portal Data 24, y que amenazó de muerte a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, y por lo cual fue aprehendido.

Sus videos machistas, antifeministas y racistas de muy mal gusto denigran a las minorías. Frases que dejan muy poco a la imaginación como: “che, inútil, Alberto Fernández, ya sabés que te vas a ir escupiendo sangre”; “el kirchnerismo es una enfermedad mental”; “haga patria, mate un chorro”; “las mujeres aborteras son estúpidas e histéricas”.

Digno de un psicoanálisis es el discurso de todos ellos, de corte sexista, patriarcal y misógino. Los líderes “libertarios” tienen un grave problema con el sexo.

Engendrando dictadores desde el talk-show

La bandera de Gadsen, utilizada por estos “libertarios”, tiene el color amarillo del patrón oro que simboliza la autoridad material del dinero y las leyes de oferta y demanda, y tiene una víbora adentro. Aunque la llamada “Gadsen Flag” significó originalmente otra cosa, como el patriotismo, ahora representa la serpiente fascista que se incuba dentro del huevo “libertario“.

Las marchas opositoras del odio van creando el nuevo arquetipo por el cual claman los antipolítica, la encarnación de un dictador al estilo Donald Trump o Jair Bolsonaro, pero más “fashion”; un republicano ultraliberal dispuesto a todo lo peor y haciéndonos reír.

Es tarea popular destruir al huevo neofascista antes de que nazca el engendro, hay que abortarlo aquí y ahora, y no bastará esperar elecciones cada dos años. Miles de jóvenes, hastiados del bipartidismo, son el caldo de cultivo detrás del estilo burlesco “libertario”, donde hay un espíritu autoritario lleno de odio y como el payaso del libro “It”, escrito por Stephen King, quieren materializar un nuevo monstruo en la política, asesino y fantoche, como si no nos faltaran sorpresas en este 2020.


¿Te gustó la nota?

En Omago tenemos un compromiso con los derechos humanos y el pensamiento crítico. Contamos con vos para ayudarnos en esta tarea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: