Dueños del sentido


En los medios de comunicación la pelea no es la economía ni la desigualdad. La gran pelea es por el sentido común. Es por quien interpreta y dice lo que la mayoría de la gente quiere y tiene que escuchar.

En los medios de comunicación la pelea no es la economía, ni la desigualdad, ni siquiera cuál periodista serio hará más chistes sobre el lenguaje inclusivo.
La gran pelea es por el sentido común. Es por quien interpreta y dice lo que la mayoría de la gente quiere y tiene que escuchar.

Comunicadores indignados por alguna política social pero siempre hablando desde una supuesta objetividad. Si ocurre algún hecho delictivo, se muestran más furiosos que las víctimas.

Desde sus editoriales promueven la justicia por mano propia. Justifican cualquier acto, hasta la pobreza. Todos sabemos que lo que no se nombra, suele no existir, y no importa cuántos inocentes han muerto en esas acciones. Estará en nuestra cultura, ¿que el que mata tiene que morir? Y que si estás en contra de eso, te tildan de cualquier cosa menos de sensato.

También se quieren adueñar de conceptos que, aunque sean muy básicos, son importantes. Por ejemplo la tal “cultura del trabajo”, como si a los pobres les gustase ser pobres, ir a comedores, o que el hermano menor use la ropa que deja el hermano mayor.

El que cree eso es muy inocente o cómplice. En este país que lograron dividir desde hace años los dueños del sentido común, te explican porqué tu abuelo y tu padre fueron y serán pobres por más que trabajen más de doce horas al día.
Y tratan de convencer todos los días a los trabajadores que toda la culpa la tiene el el pobre con subsidio. La igualdad no les importa.

Cuidado con que alguien se atreva a desmentir sus verdades porque serán expuestos y demonizados a las mentiras más absurdas. Nos queda el sometimiento o la complicidad.

Pero la doble moral no termina ahí. Sigue entre la elección de caciques y líderes de la democracia. Caciques pocos educados, o simplemente punteros políticos que buscan perpetuarse en el poder, siempre y cuando se trate de alguien que esté en contra de sus intereses. Mientras que los líderes de la democracia son políticos, periodistas, economistas pro mercado. Siempre vuelven y siempre son los mismos que nos llevan a crisis casi siempre terminales.

El discurso dominante es constante, al punto que nos hace dudar de nuestras certezas; nos quieren hacer creer que cualquier persona que pida justicia social es “comunista”, y todos estos “líderes” que en su momento fueron gobierno y no supieron o no quisieron mejorar la vida del trabajador, nos pronostican un futuro terrible.

No hace falta la coerción, basta con jueces cómplices que repiten la realidad de los grupos económicos y hasta nos sorprendemos cuando algún magistrado favorece a alguna minoría, ¿será que buscamos jueces “heroicos” más que honestos?

Causas poco serias y mucho poder mediático. El orden establecido difícilmente cambiará, hasta parece una causa perdida, pero hay que dar la pelea. No solo sirve contar la historia de los vencedores y mucho menos repetirla.

Hablando del orden establecido, valdría preguntarse qué tan delgada es la línea entre mantener el orden y la represión.

Si hablamos de represión, la máxima expresión de ello es la policía, no importa de qué ciudad o provincia sea. Pero cuando marcharon e hicieron paro, se los veía humildes, empáticos, más humanos. Le pedían un aumento de salarios a un Gobierno que detestan y están en todo su derecho, aunque si antes no reprimieran, capaz tendrían un mayor apoyo por parte de la gente.

La realidad y el sentido común parecen enemigos o mínimamente toman caminos diferentes. Distorsionar los hechos para moldear la opinión pública, siempre salir favorecidos, y con eso influir en las acciones sociales, son cosas de todos los días. Está en nosotros mismos cuestionarnos y preguntarnos por qué aunque sabemos que algunos conceptos son falsos, los aceptamos y nos oponemos a quien nos diga lo contrario, ¿será que no aguantamos toda la verdad?


¿Te gustó la nota?

En Omago tenemos un compromiso con los derechos humanos y el pensamiento crítico. Contamos con vos para ayudarnos en esta tarea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: