El saber en el medio


Olvidar el rol de los medios en su práctica educativa es uno de los errores que no podemos seguir permitiendo.

“Los vecinos de Villa Freud, fervorosos del prestigio cultural, epidérmicamente aspiran a que el nene resulte un elegido de las musas. Pero suelen descuidar el largo trecho que debe recorrer hasta el devenir intelectual laureado, digno de almorzar con Mirtha Legrand” 

María Elena Walsh (1980)

Este fragmento disparador de María Elena Walsh pertenece a su nota titulada “Infancia y bibliofobia” publicada en 1980 en el diario Clarín. Uno de los temas que nos invita a pensar es sobre la construcción social que le otorgamos a distintos aspectos, en este caso, la educación y el saber.

Debemos proponernos dos opciones antes de empezar: la primera, seguir sorprendiéndonos por los análisis de la sociedad que se realizaban en el siglo XX y su atemporalidad, o comprender que al igual que ayer seguimos reproduciendo las mismas ideas. Pero, no debemos sentir solo culpa de nuestra parte, es por esto que vamos a problematizar, en este caso, sobre los medios de comunicación y cómo estos construyen nuestra visión del mundo.

Analizaremos entonces cómo presentan a los sujetos que priorizan el saber, la educación y el conocimiento. A su vez, cómo invisibilizan y denigran el trabajo docente

Debemos saber que, gracias a los estudios de las ciencias sociales, construimos sentido a través del lenguaje, es decir, que para que algo exista lo debemos nombrar. Por ejemplo, reconocemos un objeto a partir de su nombre y lo asociamos rápidamente en nuestra cabeza. Sucede que, algunas veces, esta asociación es más objetiva que otra (siempre teniendo en cuenta la subjetividad de la cual no podremos librarnos).

Es decir, que si nombro un teléfono de línea, sucederá que tendremos una imagen similar, pero si nombro una araña, algunxs lo asocian con un simple animal, otrxs con un animal que no les gustaría encontrar en su casa, y otrxs que sufren de aracnofobia quizás pasen un mal momento. Entonces,la construcción en la cabeza de estxs tres sujetxs es distinta para con un mismo animal. Dicho esto, veamos qué pasa en el 2020 con esta problemática, de la cual escribía María Elena Walsh en 1980. 

Debemos entender el rol fundamental de los medios masivos de comunicación en la construcción de la identidad de unx docente, unx intelectual, unx alumnx.

“Las raras veces que en TV se representa a un personaje lector, se lo ridiculiza y convierte en el traga, el idiota de la familia. Los anteojos suelen usarse como símbolo de torpeza”, afirma María Elena Walsh.

Veamos el claro ejemplo de la figura del “superhéroe”, un muchacho al que se le ríen en su barrio, que la chica que le gusta ni nota que existe, solamente tiene la aprobación de lxs adultxs, de lxs docentes y/u otros sectores también rechazados de la admiración social. 

Esta situación solamente se resuelve cuando obtiene sus “poderes” y, a través de la destreza física, logra superar obstáculos. 

Olvidar el rol de los medios en la práctica educativa es uno de los errores que no podemos seguir permitiendo. ¿Qué mensaje se permite dar si siempre el aplauso se lo lleva el que más destreza física tiene y, como mucho, el intelectual se lleva una palmadita en la espalda? Luego se pretende que lxs niñxs sean unxs intelectuales, unxs amantes de la lectura y la ciencia, pero jamás se les estimula ese deseo e inquietud por el conocimiento.

Con esto, no se pretende decir que quienes tienen una aptitud deportiva no deben ser felicitados, todo lo contrario. Aquí el error está en que indirectamente se construye la idea de que sólo cumpliendo con ciertos aspectos característicos unx logrará la aceptación y aprobación social.

El personaje de TV inteligente, que soluciona problemáticas a través de la matemática, por ejemplo, debe tener rasgos físicos que cumplan con los cánones de belleza, y aquí nuevamente comienza otro debate de construcción sobre el cual, por ahora, no entraremos.

Para los siguientes dos ejemplos, nos alejaremos de la ficción para sumergirnos en los programas de noticias.

Debemos entender que así como el lenguaje construye, también invisibiliza y, lo que es aún peor, nombrando X no nombra Y. Básicamente esto quiere decir que, cuando yo digo que algo está seco, también estoy diciendo que no está mojado; cuando digo que algo está caliente también digo que no está frío, y así sucesivamente.

Ese “decir, sin decir”, ese lenguaje indirecto que constantemente estamos utilizando, nos lleva a pensar qué nos dicen los noticieros, diarios y radios cuando nos cuentan que “van a retomar las clases”. Si algo va a retomar, ¿estuvo detenido? ¿No hubo? Entonces en la palabra “retomar”, utilizada en varias ocasiones por los medios argentinos durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio, ¿no invisibiliza el trabajo de lxs docentes?  Si se retoma, es porque no hubo clases, si no hubo clases, ¿qué estuvieron haciendo lxs docentes todos estos meses?

El trabajo de los medios de comunicación, que luego de mostrar cómo unx maestrx camina ocho kilómetros para dar una clase en Jujuy, muestra una nota para ofrecerse como docente voluntarix para hacerle frente a la protesta de lxs trabajadorxs de la educación en tiempos de reclamos salariales, entre otros, es realmente confuso.

Sin ánimos de señalar, ni acusar, pareciera que desconocen el poder de la comunicación en la construcción y producción de sentido. ¿Qué mensaje damos si mostramos como heroico el trabajo que realiza unx maestrx en el interior de la provincia por la ausencia del Estado, y encima luego, en vez de difundir el reclamo de lxs trabajadorxs de la educación, se muestra la idea de suplantarlxs con personas que no están preparadas para pararse frente a 30 personas a explicar una materia?

No debemos subestimar el poder de la comunicación, no solo de los medios. Aceptemos la invitación de María Elena Walsh y tantos otrxs autoresx. Por ende, lxs invito también a problematizar constantemente sobre qué estamos construyendo, qué decimos cuando callamos y, aún más importante, qué se invisibiliza cuando hablamos.


¿Te gustó la nota?

En Omago tenemos un compromiso con los derechos humanos y el pensamiento crítico. Contamos con vos para ayudarnos en esta tarea.

A %d blogueros les gusta esto: