Bullrich, los derroteros de una traidora serial (Cap. 2)


Patricia Bullrich, ya entrada la democracia, intenta restablecer sus vínculos con la JP, cercana en su momento a Antonio Cafiero y la Renovación Peronista… pero al perder este las internas con Carlos Saúl Menem, comienza su diáspora política en detrimento de su primera ideología.

  • Por Sacha Kun Sabó 

Así lo dice su pertenencia a la lista de Erman González y Miguel Ángel Toma como diputada por capital en 1993 cuando el peronismo era aliado de la UCD. A posteriori, su nueva direccionalidad política la va a encontrar cercana al espacio de Gustavo Beliz, huyendo de su pertenencia peronista.
Pese a ello, el peronismo ortodoxo de Juanjo Álvarez y Eduardo Duhalde la rescatan llevándola a cargos municipales y provinciales. Sin ruptura de continuidades acomodaticias, la piba llega al Gobierno de la Alianza de la mano de Antonio de la Rúa y Santiago de Santibáñez (exjefe de la SIDE).

Tal vez allí se consolidan sus artes del disciplinar y del reprimir, en la Secretaría de Asuntos Penitenciarios, pero ya con un Chacho Álvarez renunciado pasa al Ministerio de Trabajo.

Supo enfrentarse desde allí con los gordos del sindicalismo nacional, básicamente con Hugo Moyano. La construcción de un ideario republicano no tuvo en cuenta que, mientras recortaba el 13% a empleados y jubilados, ingresaba a la función pública a familiares y conocidos. Así es el caso de su marido Guillermo Yanco, dirigente de la comunidad judía, y su hermano Martin Bullrich. Ambos con sueldos exorbitantes en épocas de hambre.

Luego de la crisis de 2001, y en su gran capacidad camaleónica, intentó formar alianza con Carlos Reuteman, quien tomó distancia silenciosa en esa rara estrategia del santafecino. También lo intentó con López Murphy, quien armara tándem con su primo Esteban Bullrich, pero ambos familiares terminan traicionándola. “…Los resentidos por mi lucha tergiversan mi anticonformismo llamándolo oportunismo”.

La citará oportunamente el periodista Daniel Mancuso en su blog:

“Me resbala que me tilden de oportunista. Podría haber hecho una carrera política distinta en el Partido Justicialista, cerrar los ojos y no escuchar muchas cosas. Ser cómplice de Duhalde o Barrionuevo, pero elegí ser cómplice de Lilita Carrió y Adrián Pérez, es más cool. Pero es inevitable que mucha gente me señale como una oportunista. Me parece que es una chicana. Me molesta, pero es un lógico intento de estigmatización. Ahora, sinceramente, me resbala que me tilden de esa manera. Por eso escribí un libro para explicar que ‘soy buena'”.

Funda al poco tiempo el partido “Unión por Todos” con ínfulas presidencialistas. En el 2002 baja su candidatura intentando un desembarco en el gobierno de la Capital Federal. 

La elección porteña la incita a olvidar sus decires despectivos respecto a López Murphy, con buena performance en el distrito en las elecciones presidenciales y construye una nueva alianza con el dirigente neoliberal. Nuevamente esquiva la suerte, la deja cuarta en primera vuelta en dicha elección con menos de un 10%. El resultado deshizo la alianza con López Murphy y se presentará sola nuevamente como candidata a diputada en octubre.


Fundaciones

La profundización carnal con los Estados Unidos por parte de Patricia Bullrich y su esposo Guillermo Yanco, devienen de una construcción estratégica de una serie de fundaciones cercanas a la Secretaría de Estado y la CIA y que son financiadas por espacios demócratas y republicanos de estructurales vínculos, también, con la Coalición Cívica de Lilita Carrió. El objetivo de estas fundaciones es el debilitamiento de gobiernos progresistas y populistas del cono sur.

Así presenta Guillermo Yanco a IDEAR:

“IDEAR es un Instituto de estudios, investigación y consulta creado con la finalidad de poner a disposición de la comunidad los desarrollos, análisis, conocimientos y conclusiones que sean utilizables como elementos de base para el diseño de políticas públicas, la transformación o fortalecimiento de las existentes, identificando con anticipación las demandas y las necesidades de la sociedad frente a los cambios de paradigma que desafían a nuestro País y al Mundo”.

Yanco, es parte de una organización fomentada por el Instituto Nacional Demócrata para Asuntos Internacionales. Este instituto, formador de referentes de la derecha demócrata y republicana norteamericana, fue fundado por nada menos que Ronald Regan en 1983 con el nombre de Fundación Nacional para la Democracia, con el fin de afectar las políticas internas de países emergentes del cono sur.

El marido de Patricia Bullrich tiene a su vez mucho que ver con la conformación idearia de la Coalición Cívica (CC), que se presenta así en sociedad:

“Somos un espacio plural de participación y consenso, formado por agrupaciones políticas, integrantes de ONGs y Ciudadanos que convergemos en una propuesta programática común y con una total coincidencia en nuestros Principios: República, Ética y Distribución del Ingreso.
Buscamos crear una cultura política distinta, con herramientas creativas que despierten la confianza de los Ciudadanos y Ciudadanas con sus gobiernos”.

Cuando se entra en la página de la CC (Coalición Cívica), la relación con Guillermo Yanco queda explicitada a través de sus seminarios y charlas. En el primer tiempo de este partido, cuando Carrió invierte la ecuación de progresismo por el de derecha republicana, dando el puntazo final al ARI, el Matrimonio Yanco – Bullrich se acerca al espacio pese a que en noviembre de 2001 la diputada Elisa Carrió denunció a la Ministra de Trabajo de la Nación Patricia Bullrich de “infame traidora a la Patria” y de integrar una asociación ilícita junto al exPresidente Fernando de la Rúa y los demás integrantes del Gobierno.

Hay una anécdota interesante contada a periodistas del medio Miradas al Sur, donde Yanco después de dar un seminario de modernización partidaria a los cuadros de la CC en Pinamar, reconoce en la cena ser el referente regional del Instituto Nacional Demócrata para Asuntos Internacionales. Yanco cuenta la infidencia de estar asesorando a las oposiciones de Venezuela, Bolivia y Argentina en pos de un golpe blando.

En 2015 el abogado históricamente vinculado al peronismo, Juan Gabriel Labaké, denunció a Bullrich y a la exdiputada Elisa Carrió por trabajar para el Gobierno de Barack Obama como parte de un entramado tendiente a desestabilizar a gobiernos izquierdistas de la región latinoamericana que no responden a los intereses estadounidenses.

Pero el entramado de pertenencia a think tank americanos se profundiza: tanto la ministra como Eduardo Amadeo, diputado de cambiemos, son parte de la “America Society” y presidente de “The American Society of the River Plate” (una sociedad que defiende los intereses norteamericanos en el Río de La Plata); y al igual que la Vicepresidenta Gabriela Miccetti, fueron invitados como “veedores” de las elecciones venezolanas en las que Henrique Capriles, el candidato favorito de los norteamericanos, perdió.


Nisman

Guillermo Yanco y Claudio Avruj, Secretario de DDHH de la Nación, son socios en el sitio Vis a Vis, y ambos operadores desde la DAIA de los intereses de la MOSAD y la CIA en la Argentina. Avruj, como director ejecutivo de esa organización de la colectividad judía, apoyó la gestión y las acciones de Rubén Beraja al frente de la misma, pese a haber sido opositores en líneas internas.

Rubén Beraja es el referente del Banco Mayo, entidad que realizó oscuros movimientos de ahorristas en las postrimerías de los 90′ y está acusado por el encubrimiento del atentado de la AMIA. Juan Salinas, en su libro “AMIA El Atentado”, vincula a la Ministra Bullrich y su familia al sector más duro del poder israelí en la Argentina y la necesidad de encubrimiento de los atentados. 

Cercanías, encubrimiento, familiaridades, secretarías extranjeras, servicios internacionales… queda abierta la sospecha de por qué el Fiscal Nisman, tan cercano a la exministra y a la Embajada de Estados Unidos, jamás hizo un avance en las causas de las voladuras y por qué compró tempranamente la teoría de la ruta iraní tan beneficiosa para los intereses de Tel Aviv. No resultará tan aleatoria, entonces, la designación ministerial de Patricia Bullrich, donde no solamente fue apoyada por la apologésis de la mano dura y la feligresía procesista sino por la Secretaría de Estado Norteamericana e Israel. 

El dirigente Leopoldo Moreau publicó una nota al respecto en el matutino Página/12 titulada “Cómo empujaron a Nisman al suicidio”. Allí, el actual Diputado Nacional, aseguró:

“Hace unos días atrás adelantábamos que un servicio extranjero y los sectores que en su momento montaron un intento de golpe blando alrededor de la disparatada denuncia del fiscal Alberto Nisman, estaban encaminados a reflotar no sólo la denuncia, sino también a instalar el supuesto asesinato del exfiscal pretendiendo adjudicarle a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner la autoría intelectual del mismo”.

Denuncia fogoneada por los servicios nacionales y extranjeros y que en múltiples instancias judiciales había sido descartada por su ridícula argumentación. Continúa el referente radical:

“…a medida que pasaban los días y quedaba en evidencia que su denuncia se deshacía en el ridículo, intentaron ponerle un respirador con una audiencia show convocada para el 19 de enero del 2015 en el Congreso Nacional. En ella, supuestamente, Nisman iba a revelar las pruebas de su ´tremebunda´ denuncia. Las autoras de esa maniobra fueron las entonces diputadas Patricia Bullrich y Laura Alonso y el diario Clarín embarcado en el mismo objetivo.”

En esas condiciones Nisman le informa a las diputadas que no se presentará.

“De ahí en más los aprietes se le hicieron insoportables. Por un lado, la diputada Bullrich le decía que si no asistía le asestaba un golpe mortal a la oposición que había jugado todas sus cartas a favor de la denuncia. Por el otro, los agentes de inteligencia, como fue el caso de Mazino, lo asustaban diciéndole que el FPV desnudaría todas sus debilidades y que iba a tener que dar cuenta de sus oscuros manejos respecto a los fondos que le habían sido asignados y sobre otras cuestiones”.

Luego de 63 llamados en las últimas horas de vida del fiscal por parte de la exministra, el trágico resultado todos lo conocemos. 


¿Por qué un Facundo Jones Huala, por qué un Santiago Maldonado?

A principios de agosto de 2017, la Comisión Provincial por la Memoria de la Provincia de Chubut fija precedente con la presentación de una denuncia por la desaparición en forma ilegal de Santiago Maldonado en el marco de la represión a la protesta en el Lof Mapuche de Cushamen, llevada a cabo por la Gendarmería Nacional. El operativo fue comandado por el Jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad, Pablo Noceti, quien había amenazado previamente que detendría a todos los integrantes del supuesto RAM Mapuche sin proceso judicial previo.
No está de más recordar que Noceti y sus socios fueron abogados defensores de Leopoldo Galtieri durante el Juicio a las Juntas que impulsó el expresidente Raúl Alfonsín.

La denuncia es tomada por el Juez Federal Guido Otranto de Esquel, quien intimó al Gobierno Nacional que informe si Gendarmería había procedido a detener a Maldonado el 1 de agosto de 2017 y en qué forma estaba llevando adelante la investigación para determinar su paradero. La fuerza de seguridad respondió a la intimación negando haber detenido a Maldonado y sin informar si había tomado medidas tendientes a investigar la suerte del joven desaparecido.

Ya el 5 de agosto, el Gobierno de Mauricio Macri, fue denunciado ante el Comité Contra las Desapariciones Forzadas de las Naciones Unidas, instando al organismo para que tome medidas para encontrar a Santiago Maldonado. En función de ello el Ministerio Público Fiscal y el Juez Federal Otranto, recaratulan el caso como “desaparición forzada de persona” centrando la investigación en la Gendarmería Nacional y el Gobierno de Mauricio Macri.

El abogado constitucionalista Eduardo Barcesat, presenta una denuncia “Por encubrimiento de desaparición forzada de personas”. El constitucionalista afirma que los autores mediatos y sus encubridores son corresponsables de la desaparición de Santiago Maldonado, cabiéndoles la misma responsabilidad que a los autores materiales de la desaparición, “es decir, los que han negado que el cuerpo hubiera sido apropiado por la Gendarmería Nacional, la fuerza interviniente en la represión”(…) “Estamos frente a un delito calificado de lesa humanidad, imprescriptible en la acción penal”. 

El empeño por ocultar los hechos y la defensa a ultranza de la fuerza de seguridad por parte de “La Piba”, Pato, Patricia Bullrich o simplemente la Ministra de Seguridad de la Nación desde la asunción de Mauricio Macri como presidente de la República Argentina, sólo es explicable desde un cuidadoso ritual del autocuidado como funcionaria y de sus intereses personales ya que cabe preguntar ¿a qué firmas inmobiliarias tradicionales pertenecen los operadores y testaferros que realizaron tamañas ventas rurales en el sur del país? Y con un tome y daca con Gendarmería, se empeñaba en nuevas pericias truchas que reflotasen el caso Nisman.

En su momento, la designación de Patricia Bullrich como Ministra de Seguridad de la Nación, tuvo el beneplácito y el poder de la Secretaría de Estado norteamericana y del Estado de Israel. Grandes fortunas e intereses judeo americanos se juegan en la Patagonia. Turner, Benetton, Lewis… sólo algunos compradores de amplios latifundios sobre estratégicos acuíferos, cuando el agua potable empieza a escasear mundialmente.

En la reunión entre Bachelet y Macri se habló del lugar estratégico de ambos países en el nuevo marco geopolítico del agua. Estrategias, alianzas y bases militares extranjeras en el sur. La nueva detención del Lonco Facundo Jones Huala fue en directa relación con estos intereses. No sólo son diez mapuches, como si esto no bastara en el reclamo ancestral, se jugó aquí parte de la estrategia de política exterior Argentina en la gestión Macri.

Doctrina Chocobar y operaciones del D´alessio – gate mediante terminado ya el gobierno de Mauricio Macri, la exministra quedó como presidenta de Cambiemos, desde allí alienta, a los grupos antipandemia para desgastar el gobierno de Alberto Fernandez.

Abrir la cuarentena para contar muertos y culpar al actual mandatario de la mortalidad epidémica, esmerilando así, los altos índices de aceptación de sus políticas pandémicas, aunque, nunca fue un impedimento la sangre ajena para la piba.


A %d blogueros les gusta esto: