Bullrich, los derroteros de una traidora serial (Cap. 1)


Sin duda que “la piba”, dicho sea de paso, uno de sus seudónimos de guerra de la organización Montoneros, ha tenido derecho a cambios de doctrina, pero nunca tuvo problemas de contradicción moral en su zigzagueante derrotero político.

  • Por Sacha Kun Sabó 

La profundización carnal con los Estados Unidos por parte de Patricia Bullrich y su esposo Guillermo Yanco, devienen de una construcción estratégica de una serie de fundaciones cercanas a la Secretaría de Estado y la CIA y que son financiadas por espacios demócratas y republicanos de estructurales vínculos, también, con la Coalición Cívica de Lilita Carrió. El objetivo de estas fundaciones es el debilitamiento de gobiernos progresistas y populistas del cono sur.

Patricia Bullrich Luro Pueyrredón nació el 11 de Junio de 1956 en el instituto del diagnóstico en la Ciudad de Buenos Aires. Su padre, Alejandro Bullrich, era médico clínico, cardiólogo y su madre, Julieta Luro Pueyrredón, descendiente de acuñada familia patricia. La ministra, es la menor de cuatro hermanos.
Su árbol genealógico contiene nombres como Adolfo Bullrich, quien naciera en 1833, estudiara en Alemania y se alistara en la Guardia Nacional. El 3 de abril de 1867, fundó Adolfo Bullrich y Cía., una casa de remates, actualmente Bullrich Propiedades, de amplios intereses inmobiliarios incluidos venta de grandes campos en el sur del país. En el solar que hoy ocupa el Patio Bullrich, entraban grandes tropas de vacunos y se vendían vastas tierras ganadas al indio durante la Campaña al Desierto. 

Antigua publicidad de venta de campos en la Prov. de Buenos Aires - Adolfo Bullrich y Cía.Julio Argentino Roca lo designaría intendente de la Ciudad de Buenos Aires en su segunda presidencia. La relación con Roca y su Campaña nos ayudan a entender por qué los Bullrich se encuentran entre los grupos agropecuarios de más de veinte mil hectáreas en la Provincia de Buenos Aires y porqué Esteban Bullrich no vacila en reivindicar a la Conquista del Desierto y en proyectar sobre el presente su arrasador sentido de la civilización. 

Adolfo Bullrich fue un militar y comerciante argentino que llegó a ser intendente de la Ciudad de Buenos Aires entre 1898 y 1902 durante la primera parte de la segunda presidencia de Julio Argentino Roca.

Por otra parte, Patricia Bullrich es descendiente de otra familia de abolengo vernáculo: los Pueyrredón, de linaje francés e irlandés, cuyos miembros más destacados fueron Juan Martín de Pueyrredón, Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata (1816-1819) y Honorio Pueyrredón, ministro de Agricultura (1916) y posteriormente ministro de Relaciones Exteriores (1917-1922) del presidente Hipólito Yrigoyen. En su familia también hubo dos intendentes de la Ciudad de Buenos Aires: Adolfo Bullrich (1898-1902) y Carlos Pueyrredón (1940-1943).
De persistente pertenencia oligárquica, la familia, supo construir una posición de características antipopulares desde los mismos albores de la historia argentina. Patricia Bullrich parecía distinta a estos mandatos familiares, pero la historia demostrará lo contrario.


Esa extraña juventud

Entró muy tempranamente en las lides políticas militando en la Juventud Peronista de la tendencia revolucionaria que entendía a Juan Domingo Perón como un escalón más para el acceso al socialismo nacional. Terminó la secundaria en 1975. Tuvo intentos por recibirse de socióloga y abogada, hasta que finalmente en el año 2001, se graduó como Licenciada en Humanidades y Ciencias Sociales con orientación en Comunicación en la Universidad de Palermo, obtuvo el título de Magister en Ciencias Políticas y Sociología en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO). En el año 2013, defendió su tesis de doctorado recibiendo el título de Doctora en Ciencias Políticas de la Universidad de San Martín.

En los 70′ Patricia era muy conocida por sus veranos de la localidad de San Rafael, Santa Fe, donde se la veía en algunas ocasiones con el dirigente montonero Rodolfo Galimberti, quien se convertiría en la pareja de su hermana Julieta. Estuvo presente en la “Matanza de Ezeiza” y en la plaza donde el mitológico líder, anciano y ya cansado, da la despedida a Montoneros.

En distintas oportunidades, la exministra de Seguridad de la Nación negó esta pertenencia.

“Despierto polémicas porque rompo el status quo. No cualquiera es cuñada del líder montonero Rodolfo Galimberti (con quien me exilié en París durante la dictadura militar)”.

Afirma en su libro “Memorias de la Acción”, donde intenta despegarse de la organización revolucionaria setentista. Cuenta una anécdota pueblerina de San Rafael, que Bullrich apuntó con su pistola 45 a un dirigente del Partido Justicialista mientras Galimberti hacía otro tanto en una disputa política con un conocido abogado de la zona. Esa misma noche, en un asado en la localidad de El Cerrito en la finca Balbuena, la exministra, cruza palabras con la custodia del propio Galimberti, saca su arma y dice “no te mato acá por no llevarle problema al “Galimba”.
La historia fue editada en letra de molde por todos los diarios locales y algunos provinciales. La violencia se iba haciendo carne.

Debido a su pertenencia política pasó seis meses detenida en la cárcel de Devoto. En su libro “Mujeres Montoneras”, el periodista de Página/12, Onofre Rodena, cuenta que en “una casa segura de Capital Federal”, y debido a la inminencia del golpe de 1976, muchos montoneros empezaban a perfilar su salida del país hacia el exilio. En una reunión de la cúpula, Patricia Bullrich que poseía el rango de segunda teniente en la organización, le ruega al “pelado” Perdía que la ayudara a salir de Argentina porque su nombre estaba en una lista que circulaba entre los servicios.

Perdía, que componía la cúpula mayor de Montoneros le dijo:

“Vos sos la menos indicada en hablar para irte del país; algo dijiste para que media Marina de Guerra este hoy detrás de Rodolfo Walsh, en realidad, hasta se dice que lo has traicionado”.

El periodista fue desaparecido por un grupo de tareas de la ESMA, con quien se tiroteó en el Barrio porteño de San Cristóbal, tras comenzar a repartir su “Carta Abierta a la Junta Militar” al cumplirse un año del golpe cívico – eclesiástico – militar.  Onofre Rodena, explicará en una parte de su libro que Bullrich ya en esos tiempos actuaba como doble agente. Otro periodista, Juan Gasparini, en una entrevista con “La Prensa Obrera”, acusa a la ex ministra de seguridad:

“Patricia Bullrich fue la principal reclutadora para la contraofensiva de Montoneros, ese suicidio colectivo que sacrificó a miles de personas… fue la principal reclutadora de exiliados en España para la contraofensiva montonera del 79… pero a la hora de subirse al avión, ella salió huyendo”.

En la misma nota, Gasparini sostiene que ella en si misma fue el leitmotiv de la contraofensiva del 1979, el famoso “animémonos y vayan”.

Es de destacar, como rasgo de su personalidad, sus constantes devaneos y cambios de rumbo, trocando las más variadas banderas políticas en pos de pragmatismos circunstanciales. De su pertenencia a la Juventud peronista filo montonera y ser un cuadro combativo revolucionario, fue alquímicamente trasmutando a ser un agente de la derecha más ortodoxa.

De un conservadurismo extremo, sin estridencias, que la atraviesa de la misma forma que su oportunismo más rampante, aliándose a sus antaños enemigos de viejas oligarquías a las que nunca dejó de pertenecer.
Fórmula sincrónica y en tándem con su alianza con los sectores más reaccionarios de la política estadounidense.
Tal vez, estos cortes y quebradas puedan explicarse desde la vieja fórmula que no existen las casualidades sino las causalidades y esto nos lleve a pensar en el libro de Marcelo Larreguy “Galimberti, de Perón a Susana de Montoneros a la CIA”.

Qué decir del primo Esteban, doblemente entrenado por la Secretaría de Estado americana con las becas Kellogg y la Eisenhower que lo llevaron a infiltrarse en la Nicaragua sandinista de los 80´ como profesor de matemática. Sin caer en la apologética tanguera, una familia de quebrados.


Si te interesó esta nota, lee el capítulo siguiente.

A %d blogueros les gusta esto: